Rápida pero no fugaz, así ha sido mi última escapada a la ciudad de Santander. Y es que a pesar de tener poco tiempo para descubrirla, quiero escribir este post con un par de sitios interesantes que seguramente no aparecerán en la mayoría de las guías de viajes.

El motivo de nuestra visita fue por un trabajo de Carolina el jueves por la noche. Y como se da la circunstancia de que los viernes, los vuelos entre Santander-Barcelona hacen escala en Madrid, quisimos esperar al vuelo directo del sábado para no hacerlo tan duro con el bebé.

Nada más aterrizar, notas con cada bocanada el aire frío del Cantábrico… pero también notas el calor de la gente que te recibe. No sé si a ti también te pasa, pero a veces tengo la extraña sensación de que cuando viajo a otro lugar, todo el mundo es más simpático… ¿Será por que me ven de fuera? ¿Será porque la gente es más hospitalaria de lo que nos pensamos? Desde luego en Santander he notado que la gente es muy educada, amable y servicial.

Pero vayamos al corazón de la ciudad… Si quieres descubrir Santander, verás que es muy vivida, con 13 playas, palacios, casco antiguo, catedral, museos, caseríos, zonas verdes y restaurantes para todos los paladares. A mí no me dio tiempo a visitar ni la mitad de las cosas que me recomendaron, pero sí me dio tiempo a pasear por el barrio de Puertochico, la calle Hernán Cortés, el Centro Botín, los Jardines de Pereda, la Plaza Porticada e incluso pasear por la Avenida Severiano Ballesteros hasta el Museo Marítimo del Cantábrico…

Más o menos andamos unos 12 km durante todo el día. Evidentemente, no fue todo de carrerilla y sí paramos en algunos bares y restaurantes que nos recomendaron los santandarinos con los que nos fuimos cruzando por el camino…

Debo reconocer que me quedé con muchas ganas de conocer el Palacio de la Magdalena , los caseríos junto al mar y sobre todo más rincones ocultos de la ciudad…

Estoy seguro que volveré, pero lo haré con todos mis hijos. En ese futuro viaje nos adentraremos en pueblos y valles de Cantabria (Comillas, Santillana del Mar, San Vicente de la Barquera, Escalante…) y si todo va bien, adentrarnos también en modo aventura en los impresionantes Picos de Europa.

HOT SPOTS: