Desde que soy adolescente esta isla siempre ha sido mi lugar de vacaciones por excelencia. Parece mentira que esté a tan sólo 30 minutos de avión desde Barcelona. Aquí encontrarás un paraíso de aguas cristalinas conjugadas con rocas volcánicas, grutas y calas desérticas para recorrer los paisajes más espectaculares. No es tan virgen como Formentera, pero es una isla que ha sabido quedar al margen del turismo masivo, las discotecas o los grandes complejos hoteleros para conservarse tal y como es; una isla natural.

HOT SPOTS: