Una vez al año tengo que venir al Delta del Ebro. Aquí es el único momento en el que realmente pongo el freno de mano y desconecto. La tierra, la luz, el tiempo, la gastronomía… aquí todo pasa despacio en un paisaje de tierra seca repleto de olivos.

HOT SPOTS: