En Carcassone (Francia) hemos encontrado todo lo que de niño podía soñar. Castillos medievales, historias de caballeros, excursiones por la montaña, cabañas perdidas en el bosque y un sinfín de juegos imaginarios. Cuando veía a mis hijos trepando por los árboles, llegué a soñar que ese niño era yo.

HOT SPOTS: